La palabra light lleva tanto tiempo plenamente integrada en nuestro vocabulario que se que ha convertido en un adjetivo totalmente habitual. La mayonesa light, el queso light, la cola light – por supuesto -, y como estos, tropecientos mil productos más que existen en el mercado. ¡Incluso las patatillas de toda la vida ya son light (manos a la cabeza)! 😱

El gran auge que han vivido estos productos en las últimas décadas ha hecho que los incorporemos a nuestra dieta de forma totalmente natural, creyéndonos que realmente son más saludables o que por tener “menos grasa” nos ayudarán a llevar una alimentación sana. Pero nada más lejos de la realidad, ¿alguna vez te has parado a pensar o te has informado de qué son exactamente los alimentos light?

  • Un alimento light no es más saludable

A partir de los años 50, una serie de estudios y políticas gubernamentales se encargaron de difundir la idea de que las grasas son el demonio en persona. A partir de aquí nació el concepto de alimento light o bajo en grasas, que es el que – como mínimo – contiene un 30% menos de calorías que el alimento original. Al reducir las grasas de un alimento, este pierde mucho sabor y consistencia, y para subsanar este problema, los fabricantes lo intentan recuperar añadiendo ingredientes artificiales, frecuentemente en forma de espesantes y aditivos.

  • ¿Cuántas calorías menos tiene un alimento light?

Pongamos por ejemplo que consumes mermelada light. Una ración de mermelada normal contiene aproximadamente 50 kcal, mientras que su versión light tiene apenas 13 kcal menos. ¿A qué es menos diferencia de la que pensabas? En muchos casos la diferencia calórica es insignificante y, como decíamos antes, el alimento original es mucho más natural.

  • Light no significa que “no engorda”

Las patatillas, los aperitivos o los dulces son alimentos bastante calóricos de por sí. Por ello, consumir su versión light no significa que puedas comerte toda la bolsa de patatas fritas como si fuera lechuga y no hubiera un mañana. Los alimentos grasos – incluso en su versión light – deben consumirse con moderación siempre.

  • El problema del azúcar en los alimentos light

Otro de los problemas que encontramos en los productos light es la cantidad de azúcar que contienen. Aunque estos se presenten como ‘bajos en grasas’, en ocasiones, tienen gran cantidad de azúcares, llegando incluso a rozar el máximo diario recomendado por la OMS. Así que la próxima vez que vayas a meter un yogur desnatado al carro, párate a leer la etiqueta y comprueba qué ingredientes lleva. Y sí, la fructosa, la dextrosa, la glucosa o el jarabe de maíz también son azúcar.

  • Lo natural siempre es mejor

Los alimentos light se modifican de forma artificial para reducir su cantidad de grasas, pero no sólo eso, sino que también se le añaden ingredientes químicos para mantener su sabor o textura. Un alimento siempre será más saludable como más natural sea; sin envasados ni conservantes de por medio. Si lo que de verdad deseas es llevar una dieta sana o hacer dieta, hazte un favor a ti mismo/a, y elije comida de verdad.

Lo que queremos que entiendas con todo este discurso, es que por consumir productos light no vas a adelgazar antes ni vas a hacer que tu dieta sea más sana. Esperamos que nuestros argumentos te hayan convencido y, si todavía necesitas algunos más, estaremos encantados de contártelos cara a cara tomando un café. 😉 Si deseas contactar con nosotros, escríbenos mediante el formulario o envíanos un email a tania@tsjtrainer.com

¡Salud y training! ❤