Si cuando llega el verano eres de los que esconde los pucheros y cucharones, ¡bienvenido a nuestro club! Aunque haya algunos defensores de los platos calientes, no hay nada más sofocante que comerse un plato de lentejas en pleno julio. 😱 En Training Body & Mind sabemos que en verano el cuerpo tiene unas necesidades específicas, así que lo de comer gazpachos y ensaladas por doquier no es un capricho cualquiera. Hoy os traemos una serie de recetas fresquitas y veraniegas, para estar bien hidratados y sobrevivir a estos días de calor infernal. ¡Tomad nota!

Si quieres recibir todos nuestros consejos sobre nutrición, recetas saludables suscríbete aquí y recibirás una semana de entrenamiento gratuito!

Recetas para sobrevivir al calor

  • Gazpacho de melón

Corazón de melón, melón, melón…Sí, nos gusta cantar mientras cocinamos, ¿a ti no? 😉 Esta fruta, que a todos nos recuerda a verano y a días de nevera y playa, tiene un 90% de agua en su composición, por lo que aporta mucha cantidad de agua al cuerpo. Gracias a ello y a su acción diurética nos ayuda a eliminar toxinas acumuladas en el organismo.

¿Cómo hacer el gazpacho de melón? Primero, tomad nota de los ingredientes: 1 melón grande, 2 tomates, 1/2 pimiento verde, 1/2 diente de ajo pelado, 1/2 cebolla, 1/2 pepino, 60 gramos de pan del día anterior, aceite de oliva virgen extra, una cucharadita de vinagre, sal gruesa, jamón serrano en daditos.

    Elaboración

Para elaborar el gazpacho de melón empezaremos cortando el melón y quitándole las semillas. Le quitamos la piel, lo cortamos en trozos y después lo trituramos en la batidora. A continuación lavamos los tomates y pimientos y quitamos la piel a la cebolla y el pepino. De nuevo, cortamos todas las hortalizas en dados y las trituramos junto al melón. El paso siguiente es añadir el pan y el diente de ajo – trituramos de nuevo -. Agregar finalmente el aceite, en vinagre y la sal. Dejamos enfriar en la nevera hasta el momento de servirlo y, ¡voilà! Para acompañarlo podemos añadirle unos trocitos de jamón serrano, de manera que el contraste dulce – salado creará un sabor único.

  • Tartar de tomate con rillete de atún

En verano debemos incluir en nuestra dieta alimentos con importantes cantidades de vitaminas, minerales, antioxidantes y agua para ayudar a hidratar el cuerpo y reducir la temperatura corporal. Uno de los alimentos estrella para combatir el calor es el tomate, que se come en ensaladas, gazpachos o para acompañar. Esta hortaliza es rica en vitamina A, B, C, PP y K y en minerales como el fósforo, calcio, zinc, magnesio, potasio o sodio. Además, tiene propiedades antioxidantes y cuenta con tan solo 35 calorías por 150 gramos.

Por los beneficios que tiene y por el color que aporta a nuestros platos, os proponemos un tartar de tomate con rillete de atún. A continuación, los ingredientes: 1 tomate mediano, ralladura de 1/4 de limón, 40 g de atún en aceite de oliva, 20 g de queso crema, 1 cucharadita de mostaza de Dijon, 2 cucharaditas de salsa de soja, 1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra, cebollino fresco.

cut-1123737_1920

Elaboración

Quitamos la piel y las pepitas a los tomates, cortamos en daditos y dejamos escurrir en un colador. Para aliñarlo, lo ponemos en un bol y le añadimos la salsa de soja, la ralladura de limón y el aceite de oliva.

Para hacer el rillete de atún, escurrimos el atún y lo mezclamos con la mostaza, el queso crema y el cebollino picado. Lo aplastamos todo con un tenedor hasta hacer una crema. Para servir el plato necesitaremos un aro de emplatar; en él ponemos ¾ partes de su altura con el tartar y el resto lo rellenamos hasta arriba con el rillete de atún. ¡Y listo para comer y chuparse los dedos!

Receta Original de Directo al paladar

  • Falsa pasta de calabacín con pesto de avellana

Para evitar digestiones pesadas a la hora de la siesta, nada mejor que confiar en el poder de las hortalizas y verduras. El calabacín está compuesto por un 95% de agua y sólo aporta 15 gramos de calorías por cada 100 gramos; además contiene una buena cantidad de vitaminas, minerales y oligoelementos. Para aprovechar todas sus propiedades lo mejor es comerlo con la piel.

Para ello, la última receta que os proponemos es una falsa pasta de calabacín con pesto de avellana que ¡quita el sentío! 💃 Los ingredientes son los siguientes: 2 calabacines medianos, el zumo de ½ limón pequeño, 20 gramos de avellanas, pimienta negra, 1 tomate seco, 6 hojas de albahaca, 40 gramos de queso curado, aceite de oliva y sal.

    Elaboración

Primero cortamos el calabacín con una mandolina, haciendo láminas finas, tipo tallarines. Mientras, poner en un cazo agua con sal y llevar a ebullición; cuando el agua hierva añadimos el calabacín y lo dejamos unos 20 segundos, tipo “escaldado”. Después, sacamos el calabacín y lo ponemos en agua con hielo para conseguir que quede al dente.

Para elaborar el pesto, picamos las avellanas, la albahaca, el tomate seco y el queso y lo aderezamos con aceite de oliva, sal y pimienta. Hay que picarlo todo hasta conseguir una masa con cuerpo, aunque más ligero que un pesto tradicional. Finalmente, añadimos el zumo del limón y removemos. Para servir el plato, mezclamos el calabacín con la salsa y dejamos reposar unos 5 minutos para que la verdura se impregne de sabor.

Receta original de El Comidista

Ahora que ya os hemos dado unas cuantas ideas, sólo os falta poneros el delantal y poneros manos a la obra. ¡Contadnos qué tal la experiencia!

Si queréis saber más sobre alimentación saludable, ya sabéis que en Training Body & Mind tenemos a un nutricionista a vuestra disposición. Puedes rellenar nuestro formulario aquí o escribirnos a tania@tsjtrainer.com

¡Salud y training! 🙂