personal-trainer-recuperacion-de-lesiones

Que una lesión no condicione tu afición deportiva, ¡y mucho menos tu vida!

Todos hemos sufrido alguna lesión en un momento dado, y muchos de nosotros hemos tenido que soportar las interminables sesiones de rehabilitación que se necesitaban para regresar a la normalidad; por no hablar de los procedimientos caseros que nos recomendaban nuestros familiares y amigos para recuperarnos, que han demostrado ser, en su mayoría,  completamente ineficaces.

Hoy, gracias a los avances en el conocimiento de la anatomía y al surgimiento de nuevas disciplinas terapéuticas, los métodos de recuperación de lesiones han cambiado y se postulan como la mejor alternativa para recobrar la normalidad de movimientos y el completo restablecimiento físico.

Cada lesión requiere de un análisis para averiguar siempre el origen y su alcance, pero necesita ser abordada y seguida de distinta manera para perseguir el mismo objetivo: conseguir que llegue a ser tan solo un recuerdo en la mente.

Tanto si llevas tiempo arrastrando una lesión como si acabas de sufrirla hace muy poco y no quieres alargar más de lo necesario el tiempo de rehabilitación; o si te has operado recientemente y quieres comenzar cuanto antes a recuperarte (en cuanto tu médico lo autorice). En cualquiera de estos casos conseguiremos que te sientas en plenitud nuevamente.

Vamos a identificar, primero, todo aquello que te impide avanzar o que puede estar agravando tu situación. Una vez detectado el problema, elaboraremos un programa específico para ti con el que nos situaremos en el camino correcto: restablecerte por completo.

Tan solo te pediremos paciencia y confianza.  Muchas veces los tiempos de recuperación deben ser más largos de lo esperado, pero los resultados siempre serán definitivos.

Te acompañaremos paso a paso, y haremos que desaparezca el dolor que te está impidiendo llevar una vida normal.

Tres esguinces, casi seguidos, fueron los culpables de que tuviera que conformarme con llevar siempre una tobillera, hiciera o no hiciera deporte.  Tras el cuarto esguince el médico me dijo que tendría que plantearme operarme, y fue cuando acudí a Tania porque me la recomendó un conocido.  Me puse en manos de su osteópata y mano de santo, no puedo estar más agradecido. La tobillera ha pasado a mejor vida, y mi traumatólogo está sorprendido de lo bien que me he recuperado. Santi 

Si quieres pasar hoy mismo a la acción, ven con nosotros. Solicita tu sesión de prueba sin compromiso.

Contacta desde aquí para más información

10 + 1 =

Al solicitar información, el usuario declara conocer la política de privacidad del sitio.