¿Tienes un horario de trabajo muy cambiante que te impide ser regular en cualquier tipo de actividad física? ¿Apenas te queda tiempo libre durante el día para calzarte las zapatillas de deporte y correr? ¿No te motiva hacer deporte en el parque de tu ciudad? ¿No encuentras una actividad física que vaya contigo?…

Si te encuentras en alguna de estas situaciones es comprensible que te preocupes por buscar una solución, ya que –muy probablemente- conoces todo lo bueno que el ejercicio físico puede brindarte, a nivel físico y mental.

Hoy vamos a buscar una solución a ese problema de indecisión sobre qué tipo de deporte practicar; también al de esa circunstancia que te impide disponer del suficiente tiempo libre a lo largo del día; incluso a esa falta de interés que puede corresponder a un dilema constante por no saber en qué disciplina deportiva encajar definitivamente.

Vamos a abrirte a un sinfín de posibilidades de distracción, ocio y deporte al descubrirte un método de entrenamiento que, sin demasiado esfuerzo, adelgaza, tonifica, mejora notablemente el estado de ánimo, previene enfermedades, despeja la mente y que, encima, resulta ser una alternativa ecológica y muy económica.

el-movimiento-urban-bike

Únete al movimiento Urban Bike

En nuestros días, muchas de las tendencias de mayor uso en numerosos ámbitos: ciencia, deporte, moda, tecnología, economía,… las expresamos empleando un anglicismo.  Y es que no puede negarse la enorme influencia que la cultura anglosajona tiene en nuestro lenguaje actual.

Por este motivo, no es extraño encontrar una expresión inglesa para lo que viene a ser un movimiento urbano que va ganando adeptos cada día y que va dibujando poco a poco un paisaje muy característico en las ciudades.

Nos referimos al conocido como Urban Bike, o -lo que viene siendo tradicionalmente- moverse en bicicleta por la ciudad. Y te invitamos a descubrirlo, porque va a cambiar por completo tu vida al mejorar tu salud y transformar tu medio de transporte.

¿Tienes una bicicleta arrinconada en el trastero de casa? Pues va siendo hora de que la desempolves y la engrases bien, porque estamos seguros de que te van a entrar ganas de utilizarla después del artículo de hoy 😉

La bicicleta: un medio de desplazamiento indispensable en muchos países

Al pensar en una ciudad llena de bicicletas a muchas personas les vendrá enseguida a la mente un lugar como Pekín, pero lo cierto es que actualmente hay muchas otras ciudades, denominadas ya ciudades bike friendly,  en las que moverse en bicicleta para ir a trabajar o a estudiar es de lo más normal y cotidiano, incluso superando en número al de vehículos motorizados. Y prueba de ello es que su estructura urbana ha vivido una gran transformación (carriles bici, estacionamientos exclusivos, señales de tráfico específicas, etc.) para dar cabida a este nuevo transporte ágil, ligero y económico.

Son los casos de Copenhague, Melbourne, Londres, Ámsterdam, Montreal, Portland, Assen, Bolonia, Quebec o la mismísima Barcelona; espacios en los que bicicletas y vehículos a motor conviven a las mil maravillas, disponiendo un sistema de transportes híbrido y perfectamente delimitado.

En estas y otras muchas ciudades del mundo donde las bicicletas se han hecho un hueco imprescindible en la vida de sus ciudadanos, el Urban Bike es una corriente en alza promovida por un estilo de vida saludable y una arquitectura urbana donde impera el respeto por el entorno y el diseño sustentable.

el urban bike

Ir en bicicleta: un deporte fácil, barato, respetuoso con el medio ambiente y saludable

Ir en bicicleta por la ciudad es una actividad llena de ventajas.  Y no solo hablamos de los beneficios físicos, sino también del hecho de que implica que dejes atrás el coche (y con él el gasto en combustible y la polución) y te muevas cómodamente, sin la pesada carga del aparcamiento.

Ir en bicicleta supone un ejercicio muy completo, a la par que poco exigente, ya que no requiere de una gran condición física para practicarlo. Cualquiera puede comenzar y aficionarse, y obtener numerosos beneficios en muy poco tiempo.

No será necesario que te equipes con un traje específico de ciclismo, ya que podrás utilizar tu ropa de diario, incluso tu calzado preferido, sin ningún problema.

Mientras te distraes, te recargas de energía (antes de ir a trabajar) o te despejas (después de tu jornada de trabajo) estarás ejercitando piernas, glúteos, abdominales, brazos y también espalda, y moldeando espectacularmente tu silueta.  Por el camino, estarás minimizando el riesgo de enfermar (ya que mejorarás tu sistema inmunitario), fortaleciendo tu corazón, aumentando tu metabolismo, disminuyendo la grasa corporal,  reduciendo el colesterol LDL,  mejorando tu circulación sanguínea, y –no menos importante- consumiendo una media de 500 kilocalorías por hora.

Sin duda alguna, una inversión en salud a la que hay que añadirle otra importante ventaja: la económica.

Ir en bicicleta a diario supone un ahorro considerable, no solo en el combustible del propio vehículo sino también en transporte colectivo.  Y si no se dispone de bicicleta propia siempre se puede recurrir al sistema público de alquiler de bicicletas que los ayuntamientos ponen al servicio de la ciudadanía, con unas tarifas mucho más asequibles que las del transporte urbano.

Para ir a trabajar, para ir a la universidad, al ir de compras al supermercado, para ayudar a que tu perro haga algo de ejercicio o para pasear con tus hijos y de esta forma ayudarles también a que hagan ejercicio; la bicicleta, incorporada a la vida cotidiana, te brinda la oportunidad de sentirte en plenitud, te levanta el ánimo cada mañana y te permite vivir la ciudad desde otra perspectiva bien distinta.

¿Te quieres perder esta magnífica oportunidad?

Esperamos haber contribuido a despertar en ti el deseo de unirte al movimiento Urban Bike.

Y ahora, cuéntanos: ¿Ya te mueves en bicicleta a diario? ¿Qué ventajas le ves? ¿Cómo ha mejorado tu estilo de vida? Te esperamos en los comentarios.